La leyenda del Teke-teke

La leyenda del Teke-teke

La leyenda del Teke-teke

Cuenta la leyenda del Teke-teke Japonesa, que cierta chica estudiante al ser perseguida por sus compañeros que intentaban asustarla, cruzó de forma imprudente las vías del ferrocarril justo cuando un tren pasaba a gran velocidad, las ruedas del convoy la cortaron por la cintura, dejando por un lado el torso y por otro las piernas de la desafortunada chica.

Desde entonces, se dice que vaga iracunda en busca de venganza por su horrible y sangrienta muerte, en forma de torso y desplazándose con ayuda de sus manos, mientras arrastra sus entrañas expuestas y sangrantes; se dice que debido al horrible sonido que esto produce, es que se le llama como Teke-Teke, pues dicen que así es como se oye cuando se le ve desplazarse hacia sus víctimas y de ahí viene el nombre de la leyenda del Teke-teke.

Teke-Teke

De la leyenda del Teke-teke, también se cuenta que además de haberse vengado de sus malvados compañeros de escuela, sigue aún en pena atacando a seres inocentes que tienen la mala fortuna de pasar por las vías del ferrocarril o esperar al tren de pasajeros a altas horas de la noche. Se cuenta que los empuja al paso del tren, o que los asusta tanto que los atemorizados individuos se quedan petrificados sobre las vías y terminan muertos al igual que ella; partidos por la mitad a causa de las ruedas del tren.

Como ésta, hay muchas leyendas urbanas Japonesas más asociadas al miedo a la muerte y la creencia de una vida alternativa a la real; no es una tendencia exclusiva de las civilizaciones occidentales, como siempre hemos creído. Lo cierto es que el temor a la muerte y los ataques irracionales de pánico no están supeditados únicamente a países del tercer mundo, ni a las clases sociales marginadas; mucho menos a las razas aborígenes o a civilizaciones milenarias.

Quizás te guste…

La leyenda del fantasma del espejo

La leyenda del fantasma del espejo

La leyenda del fantasma del espejo La leyenda de Verónica, María la paralítica o Bloody Mary, y más universalmente...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies, puedes ver la política de cookies aquí.    Configurar y más información
Privacidad